Peñíscola, una experiencia de cine

Peñíscola, la espectacular ciudad fortaleza de aroma mediterráneo, es la cuna de grandes obras de la grany pequeña pantalla -como El Cid, Calabuch o Juego de Tronos- que han contribuido a desestacionalizar el turismo de la ciudad-plató.

Desde que el “huracán” Juego de Tronos pasara por sus calles, desde su Oficina de Rodajes trabajan sin descanso proporcionando información a productoras de todo el mundo que se interesan por esta ciudad convertida en plató, que lleva desde 1913 llamando la atención de los localizadores de cine.

El paso del rodaje de la sexta temporada de Juego de Tronos por la ciudad papal ha puesto en los titulares la arraigada tradición cinematográfica del municipio y ha catapultado la promoción de este rincón privilegiado del Mediterráneo a 170 países de los cinco continentes. Pero pese a que Juego de Tronos ha sido la producción más espectacular que ha atraído la localidad, desde 1913 los localizadores han contado con esta ciudad donde Benedicto XIII de Aviñón, el llamado Papa Luna, convirtió el castillo en su sede pontificia.

En 1913 se rodó en blanco y negro “Ana Kadova”, la primera película filmada en Peñíscola dirigida por Otto Gelabert y Fructuoso Mulhauser, y en 1924 se rodó “Alegría del Batallón” basada en la guerra carlista del Maestrazgo. En los años cincuenta llegó “La vida es maravillosa” y “Calabuch”, una gran producción de Luis García Berlanga.
Los años sesenta se estrenaron con otra producción de renombre: “El Cid”, dirigida por Anthony Mann y protagonizada por Sophia Loren y Charlton Heston.

En la misma década se filmaron “Los corsarios del Caribe”, “Todos eran culpables” y “¡Jo, papá!”. Siguieron a estas “El hijo del cura” (1982), “El cura ya tiene hijo” (1984), “Tramontana” (1990), “El día nunca, por la tarde” (1994), “Tierra” (1995), “París Tombuctú” (1999), “Mataharis” (2007), “Pizza Eli” (2008), “Sinterklaas” (2009), “Fin” (2012) y “Blink” (2013). En cuanto a las series, “El Barco” (2012), “Chiringuito de Pepe” (2014), “Juego de Tronos” (2015) y “El Ministerio del Tiempo” (2017), han contribuido enormemente a la popularidad de la localidad.

Las empresas de hostelería han entendido además esta nueva oportunidad y prácticamente todas las cadenas hoteleras tienen referencia a los rodajes en sus páginas web. Muchos locales gastronómicos, como Cinquanta -que elaboró un menú especial inspirado en los siete reinos de Juego de Tronos- o el restaurante de Carmen Guillemot -en cuya puerta se explica que Peter Dinklage y Conleth Hill además de otros miembros del equipo escogieron su local para celebrar la cena de final de rodaje-, siguen haciendo referencia al paso de la megaproducción por el municipio.

La forma en que Peñíscola ha sabido explotar esta experiencia no se ha repetido en otras localizaciones españolas, a las que se adelantó el municipio castellonense. Tanto es así que Zumaia (Euskadi) -donde se rodará parte de la séptima temporada de Juego de Tronos- se ha puesto en contacto con Peñíscola a instancias de la productora de la serie para recabar recomendaciones a la hora de rentabilizar turísticamente el paso de la serie.

es en